Cuestión de moda

Es evidente que lo que consideramos bello no es sólo producto de la naturaleza, sino también de la forma en la que vemos el mundo, es decir, de la sociedad y la cultura en la que vivimos. Sin embargo, durante muchos siglos y, aún hoy en día, se ha considerado el modelo de belleza impuesto por la antigua Grecia como algo paradigmático, como un ejemplo a seguir

Los antiguos griegos basaron este concepto de belleza, diferente para hombres y mujeres, en la imitación de la Naturaleza, de acuerdo con una serie de principios: la medida, la proporción entre las partes, la simetría, el equilibrio y la idealización.

A diferencia de otros pueblos de la época, los griegos utilizaron el desnudo atlético masculino como forma de expresión de estos ideales. El arte se hizo eco de este principio, llenándose de dioses, héroes y atletas de cuerpos perfectamente construidos, bien musculados, de rostros idealizados e inexpresivos.

Por el contrario, las mujeres eran vistas en relación al hogar, a su conservación y sustento. Los cuerpos femeninos se desnudan en escasísimas ocasiones. Sólo se representa así a Afrodita o a aquellas mujeres a las que se quiere humillar o hacer vulnerables. Al contrario que en el caso masculino, en ellas se enfatizan aquellos aspectos relacionados con la fertilidad y con su papel de matronas.

FacebookTwitterRedditPinterest